Empresas de Recobros. Un negocio que atenta contra las personas.

Empresas de Recobros. Un negocio que atenta contra las personas.

Las empresas de recobros están a la caza y captura de aquellas personas que han tenido un bache, un despido, una mala racha en su negocio, una quiebra financiera, un imprevisto…

Quién no conoce algún caso como el anterior o lo ha sufrido en sus propias carnes. La mayor parte de las personas que tienen una deuda son personas honorables , que no pueden pagar por una mala situación económica. Normalmente por una crisis que nadie vio venir y que ahora se ceba con los más débiles.

Como siempre “España es diferente”, lo que ocurre en nuestro país no ocurre en ningún otro país. Eso de que vayan a tu casa a amenazarte, o llamar al vecino, o a un familiar, o ridiculizarte en público con un coche llamativo o un traje estrafalario… eso, eso solo ocurre en España.

España, junto con Portugal, es el único país de la UE donde no existe una regulación específica en el sector del recobro de deudas. Es por esto, que se ha convertido este sector en el “coño de la Bernarda” donde cualquiera puede exigirte, de cualquier forma lo que les dé la gana.

En este país o bien somos los más legalistas , cuando nos interesa, o nos lo pasamos todo por el forro de los huev….. A ver , si nos interesa nos obliga Europa. Si no nos interesa pasamos de Europa. Supongo que dependerá de la comisión o de los favores a recibir por estas empresas porque existe una DIRECTIVA desde el 2011 que regula este sector.

Es más, el Defensor del Pueblo, en varias ocasiones ha llamado la atención al gobierno de turno. Pero parece ser que no interesa, claro sus amigotes de la banca están interesados en que no se regule.

Normal, las empresas de recobro mueven cerca de los 140.000 millones de Euros y las empresas del sector tuvieron en 2016 un beneficio de 575 millones de Euros. Un pellizco muy interesante para los que no tienen escrúpulos. Políticos incluidos por su inactividad en este tema.

Actualmente existe un ecosistema de más de 800 empresas que se dedican a este honorable oficio, donde alrededor de 10 se reparten más de la mitad del pastel. Al no existir una regulación en este sector te encuentras matones y personas de verbo fácil barriobajero para conseguir que pagues.

Su estrategia es el acoso telefónico, el envío de burofax y cartitas amenazantes e incluso personarse en tu trabajo, domicilio o cualquier familiar. Lo dicho, un trabajo para personas honorables.

Es verdad que existen auténticos estafadores y caraduras, pero para eso está la ley, para discernir entre quienes lo son (los menos) y los que realmente no pueden en ese momento atender sus deudas. Algunos parecen que este país está en CRISIS PERMANENTE desde el 2008. Y lo que nos queda…

Es por ello que mi principal consejo es, NO PAGAR NUNCA. Si te exigen una deuda, para eso se inventaron los tribunales. ¿ Por qué no recurren a ellos? porque lleva tiempo y si estás bien asesorado, no siempre cobrarán. Por algo también se inventó el CONCURSO DE ACREEDORES y la LEY DE SEGUNDA OPORTUNIDAD.

¿Como actuar?

No pagar, porque darles a ellos dinero significa que no sabéis si va realmente a reducir la deuda que tenéis con el deudor principal. Os recuerdo que a una empresa de recobro no le debes nada. Si acaso debéis algo será a la entidad financiera, a vuestro proveedor pero NO a ellos.

Si existe deuda

En este caso, la única solución es abonar ese importe pendiente o negociar con la empresa acreedora las condiciones para ese pago.

Si no puedes, porque realmente no puedes, no tienes trabajo ni ingresos existen opciones:

  • Acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad si eres un particular
  • Presentar Concurso de Acreedores si eres una empresa. Antes de que lo haga un proveedor por ti.
  • Forzar la máquina al máximo, es decir, que presenten una demanda y negociar con ellos una quita o forma de pago que sea asumible a tu situación. Siempre lo hacen.
  • Atacar. Si atacar antes de que lo hagan ellos con una demanda. Si tienes grabaciones, correos, cartitas, testigos… Pon una demanda por acoso y por saltarse la Ley de Protección de Datos. Verás como se sientan a negociar.
  • Pagar. En ese caso mi consejo es que negocies los intereses de demora, es decir, la exoneración porque seguramente sean ilegales por usura.

Si no existe deuda

Si es un error, que a veces pasa:

  • Envía un burofax comunicando que no debes NADA. Justificando el pago con documentación y recibos.
  • Enviar un correo al fichero de morosos, las famosas “listas negras”  para que eliminen tus datos. También puedes contactar con la AEPD para que eliminen tus datos del fichero.

Protección de Datos

Esta chusma juega en el límite del bien y del mal, están en una delgada línea en la que se sabe desenvolver. Ahora sí, si tú sabes tus derechos puedes pillarlos e incluso sacar tajada de sus errores. Pero claro para eso debes estar bien informado.

  • Algunas veces llaman a familiares y amigos. En estos casos no pueden dar datos de la deuda. Además sólo pueden llamarlos si TU le has dado el teléfono o dirección de aquellos. Es decir, si ellos lo averiguan por RRSS o terceros no pueden contactar con tu familia o amigos.
  • Graba las llamadas. Algunas veces son tan tontos los que están al otro lado del teléfono, que dicen tonterías que puedes usar en su contra.
  • Si se presentan en tu trabajo o domicilio, grábalo. Con el móvil, hoy en día no hay excusa para no hacerlo.
  • No dar ninguna información, acerca de tu situación personal o profesional. NUNCA.

 

Empresas de Recobros. Un negocio que atenta contra las personas.
Las empresas de recobros están a la caza y captura de aquellas personas que han tenido un bache, un despido, una mala racha en su negocio, una quiebra financiera, un imprevisto…

Miedo a las Amenazas

A pesar de lo explicado anteriormente muchos cederán porque el MIEDO borreguil lo tenemos en vena. Su estrategia es fácil, atacar directamente hacia tu dignidad ,  y en España, sigue estando muy de moda eso del “qué dirán los demás”. Por ejemplo:

“ Si no pagas irás a la cárcel”. Mentira, en España no existe la cárcel por tener deudas. No es un delito penal tener deudas —siempre y cuando no se trate de un caso de estafa o fraude—.

“ Todos van a saber que eres un moroso”. Mentira. Aquí las empresas de recobro atentan contra tu dignidad y la posibilidad de ser humillado. Que se presenten ante ti disfrazados o en un coche llamativo es causa de cuchicheos y comentarios. A pesar de ello no pueden decirlo a NADIE por la LEY DE PROTECCIÓN DE DATOS ya que iría ante tu derecho a la dignidad y el honor. Incluso está redactado en la Constitución Española en su artículo 18.

“Te vamos a quitar la nómina”. Mentira. Sólo un juez puede embargarte una nómina, por lo que previamente ha debido existir una demanda, un juicio y una condena. A pesar de ello tus primeros 900 Euros no los pueden tocar y el exceso en base a una tabla.

“Te hemos metido en un fichero de morosos y no vas a conseguir un préstamo más en tu vida” Verdad a medias. Si ya estás en un proceso de reclamación ante un juicio no pueden incluirte en el fichero basándose en el principio de la DUDA, pues es la labor del juez decidir. En caso contrario pueden la inclusión del deudor en un fichero de morosos siempre y cuando se haya requerido anteriormente el pago de la deuda a través de un medio fehaciente.

Respecto al fichero de morosos recordar que pasados 6 años desde que la deuda fue incluida en los ficheros ,la ley obliga a borrar los datos personales de cualquier persona , aunque la deuda no haya sido saldada. Muchas veces al venderse tu deuda a terceros la consideran como “nueva”. Mentira, tienes derecho a pedir la cancelación del registro.

“Vas a pagar en intereses de demora una barbaridad.  De acuerdo con una reciente sentencia del Supremo, el interés de demora de los préstamos personales no puede superar en más de dos puntos los intereses normales del crédito.

“Te vamos a llevar a los tribunales”. Esta no es una mentira. Puede ocurrir, pero no les interesa sobre todo cuando son cantidades pequeñas. Además siempre tendrás la oportunidad de negociar una quita o nueva forma de pago.

Share this post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email